Seleccionar página

Doy la bienvenida en este Blog a un gran amigo y compañero, el entrenador personal de pilotos Carlos Corell. Tengo la suerte de trabajar con él desde hace unos años y me parece una excelente oportunidad para que conozcáis como el mundo del automovilismo y la nutrición están más ligados de lo que parece. Carlos es el preparador físico de numerosas figuras de la Fórmula 1 y otras categorías, le conocí de una forma curiosa hace seis años. Él acudió a mi consulta para recibir seguimiento médico personal y ampliar conocimientos en el campo de la nutrición. Pronto le gustó nuestro enfoque y la visión de la medicina que teníamos y me propuso colaborar con varios de los pilotos a los que asesora, por ejemplo Giedo van der Garde, Gustav Malja o Louis Delétraz entre otros. La verdad es que está siendo una experiencia muy enriquecedora y tanto a Carlos como a mí nos ha parecido una buena idea mostraros como el trabajo físico y el control nutricional cobra cada vez mayor importancia en el mundo del automovilismo. Os recomiendo que leáis esta entrada para conocer más sobre el trabajo que realizo con pilotos profesionales.

“Cuando un deportista tiene una crisis en competición aumenta el riesgo de sufrir un desfallecimiento físico, rampas o una lesión, pero en el caso de un piloto de carreras no existen segundas oportunidades y el más mínimo error puede provocar consecuencias fatales”.

Creo que las palabras de Carlos Corell definen a la perfección la tremenda presión a la que se exponen los pilotos, la alta exigencia ha provocado que la especialización en todos los campos de preparación sea máxima. Es algo que ocurre en la gran mayoría de deportes, pero el hecho de que los pilotos se enfrenten a situaciones de riesgo extremo en carrera convierte al automovilismo en una actividad completamente diferencial.

 

PILARES PARA CONSEGUIR EL MEJOR RENDIMIENTO FÍSICO EN LAS CARRERAS

Muchos de vosotros habréis leído en la prensa noticias relacionadas con la intensidad de los entrenamientos físicos que llevan a cabo pilotos como Fernando Alonso o Carlos Sainz Jr. La verdad es que es algo generalizado ya que en las últimas décadas el nivel de exigencia y las condiciones de los monoplazas han sufrido notables variaciones. Los cambios provocaron que pilotos de Fórmula 1 o GP2 hayan tenido que adaptar sus entrenamientos para conseguir ganancia de peso y trenes superiores más resistentes. Entrenadores, fisioterapeutas, nutricionistas y médicos, trabajamos en equipo en las duras semanas de pretemporada y durante la competición para que el organismo de los pilotos llegue en óptimas condiciones a las carreras. En el futuro escribiré una entrada más específica sobre el trabajo muscular y los entrenamientos que realizan los profesionales del automovilismo, pero hoy me centraré en su nutrición. Tal y como me reconoce Carlos Corell, los pilotos son cada vez más responsables en este aspecto y saben que la ingesta adecuada de macronutrientes y micronutrientes es un pilar muy importante de su profesión.

La exigencia de los entrenamientos ha llegado acompañada de forma directa de una adaptación en la nutrición. En muchas ocasiones suelo recomendar aumentos en las cargas de hidratos de carbono y proteínas con el fin de conseguir incrementar la fuerza, la hipertrofia y la construcción de masa muscular. En nuestro día a día hemos observado que llevar una nutrición avanzada y personalizada garantiza a los pilotos mantener un porcentaje de grasa limitado y el peso adecuado, pero también les ayuda a conseguir la construcción muscular suficiente para adaptarse a la dureza de la competición. La musculatura cervical, el cuello y el cráneo están sometidos a una fuerte presión y por ello la preparación física es necesaria, pero insisto, sin el seguimiento nutricional adecuado es imposible obtener los mejores resultados.

 

EXIGENCIAS NUTRICIONALES EN LOS PILOTOS

El Doctor Riccardo Ceccarelli fue pionero en esta materia y estudió durante bastante tiempo todos los cambios bioquímicos, hormonales y sanguíneos relacionados con los pilotos profesionales. Observó el proceso de estrés físico y emocional al que estaban expuestos, lo cual producía durante las carreras y los días posteriores grandes alteraciones a nivel bioquímico y hormonal; elevaciones de adrenalina, de cortisol o alteración de los niveles de hidratación por ejemplo. De todos sus estudios extrajo la conclusión de que los pilotos necesitaban una preparación específica al igual que otros deportistas, haciendo hincapié en la nutrición y sobre todo en la hidratación.

Precisamente el hecho de obtener una correcta administración de líquidos y minerales cobra especial importancia y es algo que me preocupa mucho en este tipo de pacientes, por ello nunca dejo de advertirles. Como dato orientativo os diré que un piloto suele perder unos tres litros de líquido durante una carrera, la reposición es un factor crucial para el rendimiento y la seguridad del deportista. Si no se realiza de forma correcta, el piloto puede sufrir problemas relacionados con la estabilidad de la presión sanguínea. ¿Cuáles son las consecuencias?

Es evidente que la llegada y el flujo de sangre, oxígeno y nutrientes tanto a los músculos como al cerebro será menor, lo que puede repercutir en un déficit en la atención y la capacidad de enfrentarse al continuo estrés al que está sujeto el organismo en los circuitos. Cuestiones como el tiempo de reacción y la rapidez en la toma de decisiones son fundamentales para el éxito y la seguridad del piloto, y perder líquidos puede suponer un descenso de hasta el 40% en la agudeza mental, de ahí la importancia de mantener una hidratación y mineralización adecuadas durante los entrenamientos, pero sobre todo en el día de la carrera.

En los últimos años los pilotos profesionales están realizando dietas hipercalóricas con mayor asiduidad con el objetivo de asegurar la construcción muscular. Las duras sesiones de entrenamiento suelen ir acompañadas de la ingesta de suplementos como aminoácidos o aislados de proteína junto a hidratos de carbono, lo que permite asegurarnos que ese impacto muscular que ha producido el entrenamiento venga acompañado de un estímulo nutricional que permita el crecimiento de los músculos. Al mismo tiempo, es relevante la gestión del peso para que no se gane % de grasa, por ello el control de la ingesta de hidratos de carbono es muy importante en los días en los que no se realiza ejercicio.

Antes os he hablado del estrés permanente que sufren los pilotos y las difíciles condiciones emocionales a las que se exponen. Toda su maquinaria nerviosa debe funcionar de manera equilibrada y por ello ser meticuloso con la nutrición y la suplementación ayudará a obtener notables beneficios. En este tipo de deportistas suelo recomendar la suplementación con ácidos grasos. El 95% del cerebro en seco está compuesto por grasas, y es por esta razón que concentraciones adecuadas de ellas en la dieta son decisivas para la función neuromuscular.

 

¿QUÉ HACER EL DÍA DE LA COMPETICIÓN?

Voy a ofrecer algunos consejos básicos que pueden servir de ayuda a aquellos deportistas que se dediquen al mundo del automovilismo y a profesionales relacionados. Todo el trabajo previo tiene como objetivo llegar en plenitud de condiciones a los días de carrera. Es en estas jornadas cuando el organismo se expone a una mayor exigencia física y cabe ser especialmente cauto en la preparación y recuperación.

  • Es fundamental que el piloto realice una carga importante de hidratos de carbono cinco o seis horas antes de la carrera para que los niveles de reserva de glucógeno (tanto hepático como muscular) sean lo suficientemente elevados. Con ello aseguraremos no sufrir hipoglucemia.

  • Cada piloto tiene una forma diferente de prepararse y a medida que la carrera se acerca la tensión y los procesos hormonales afectan a cada organismo de manera distinta. Pero unas tres horas antes de la competición es aconsejable tomar un tentempié

  • Llegamos a la última fase previa, en torno a 60 minutos antes. Es ideal ingerir algún suplemento de hidrato de carbono limpio o frutos secos.

  • Todo deportista debe tenerlo siempre en cuenta, pero incido en que en el piloto es más importante si cabe la ingesta de agua y de sales minerales para evitar los golpes de calor, la deshidratación y conseguir así que la agudeza mental sea óptima durante toda la carrera. A nivel personal recomiendo el agua de mar por su alto poder revitalizante y concentración de minerales.

  • Por último debemos hablar de la recuperación, muy importante en los pilotos ya que deben realizar varias carreras en muy pocas horas a lo largo de una misma competición (entrenamientos libres y oficiales, la propia carrera final etc). Es recomendable que tras cada sesión exista una reposición nutricional de alto índice glucémico (pasta, arroz blanco, patata etc.), siempre acompañada de sales minerales.

La exigencia física es máxima y por ello los profesionales de este tipo de deportes acuden con mayor asiduidad a nuestra consulta. El trabajo en equipo y la comunicación entre médicos, preparadores y los propios pilotos son necesarios para garantizar un rendimiento óptimo y sobre todo mayores niveles de seguridad. Gracias a Carlos Corell he tenido la oportunidad de aplicar mis conocimientos sobre nutrición avanzada en pilotos profesionales y el resultado ha sido muy satisfactorio para todas las partes. Desde aquí quiero mandarle un saludo y animaros a todos a que me hagáis llegar vuestras dudas o las curiosidades relacionadas con este tema que tengáis.

Suscribete a la newsletter!!

Suscribete a la newsletter!!

Únete a la comunidad, construye un estilo de vida saludable y consigue tus metas.

Escribe tu direción de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Felicidades!! Ya te has suscrito.

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: